Azahar es un buen ejemplo para quienes tienen intenciones de abrir cafés, para quienes entienden que un café es uno de los lugares de reunión más maravillosos y más visitados en ciudades como París, Buenos Aires y Madrid.

Bogotá necesita más lugares como este, que exalten nuestra cultura cafetera.

–Ir a artículo